Síguenos por Email

Últimas noticias
Mostrando entradas con la etiqueta DOMUND. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DOMUND. Mostrar todas las entradas

VIGILIA de la LUZ - DOMUND 2017

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 25 oct. 2017 | 12:08


Como todos los años, la Diócesis se preparaba para celebrar la jornada del DOMUND y por tanto, la correspondiente Vigilia de la Luz. 

Este año, tuvimos el honor de ser acogidos en la Parroquia de San Lorenzo Mártir, en lo que los gaditanos conocemos como Cádiz intramuros o Casco Antiguo.




Para quiénes no la conozcan, San Lorenzo es una parroquia pequeña, con muchos feligreses pues cuenta con cinco cofradías, además de diversos grupos, tanto de niños y jóvenes como de adultos y, por supuesto una acogedora comunidad.

Nos preparamos para comenzar la noche formando una pequeña procesión que comenzó en la Calle Armengual y desfiló hasta entrar en la iglesia, mientras portábamos pequeñas velas que iluminaban nuestros pasos. La luz se depositó a los pies de la imagen que este año se ha utilizado en la campaña, a la que bautizamos cariñosamente como “el saltador”.

Tras recibir el saludo del Párroco, el P. Jesús García Cornejo, fue el turno de nuestro Director, Juan Piña, quién nos recordó lo unidos que están siempre el Secretariado y la Parroquia de San Lorenzo, agradeciendo también a la última, su acogida.

Tras una pequeña monición y la lectura del evangelio, íbamos a poder contemplar cómo es la vida de los misioneros de la Diócesis, gracias a los vídeos que tres de ellas tuvieron la gentileza de grabar. Desgraciadamente, las circunstancias no estuvieron a nuestro lado y, un fallo en el volumen del sonido no nos permitió compartir sus testimonios. El director del Secretariado nos recordó los sacrificios que llevan a cabo nuestros valientes y nos hizo ver, el gran significado que tiene la palabra valentía. Nos habló también de Rosa, Isabel y Marta, para que al menos, pudiéramos ser conscientes de quiénes son los héroes de nuestra Diócesis.
Los jóvenes de los distintos centros y parroquias que formaron parte de esta celebración, nos emocionaron a todos con un pequeño gesto misionero. Leyeron pasajes bíblicos que llaman a todos a ser misioneros y, que contaban con un mensaje específico: “Envíame”·,  “Respondo  Sí”, “Estoy dispuesto”, “Soy discípulo”, “Tomo tu cruz”, “DOMUND” y “Misionero”.

No podíamos terminar sin rezar todos juntos el Padrenuestro y por supuesto, la oración propia del DOMUND.

El Secretariado otorgó a cada asistente, de forma simbólica, un billete de avión con destino a las misiones para que actuara de fuente de inspiración en las vocaciones misioneras y, como recordatorio de que todos estamos llamados a ser misioneros.


Reseña de María Elduque
Voluntaria de retaguardia en el Secretariado diocesano de Misiones.

 

Testimonios misioneros DOMUND 2017

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 23 oct. 2017 | 10:21

Misioneros, Domund, vídeo misionero

Os trasladamos varios testimonios de tres gaditanas misioneras; Rosa en Nicaragua, Isabel en Camerún y Marta también en Camerún y Guinea Ecuatorial con PROACIS. 


Podréis visionar las versiones completas, tal cual nos las han remitido sus protagonistas.



Testimonio de la Hna. Rosa, que lleva cuatro años en la ciudad de Granada en Nicaragua, de la Congregación de las Esclavas de Inmaculada Niña.



Testimonio de la Hna. Isabel, lleva algunos meses en Camerún, de la Congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús.



Marta, activista misionera, antigua alumna de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. Ha tenido varias experiencias de Verano Misión en Camerún y luego un curso completo en Guinea Ecuatorial, todo a través de la ONG de la Congregación, Fundación PROACIS.


"Ellas ayudan cuando van, tú ayudas cuando das".



Carta de Juan Piña Batista, Director de Misiones, para DOMUND 2017.

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 2 oct. 2017 | 8:00

A los miembros de la comunidad diocesana.

"Sé valiente. La misión te espera"


Cada año cuando estamos ocupados con el inicio de un nuevo curso pastoral habitualmente nos llega el material de la jornada del DOMUND


El lema del Domund 2017 (Sé valiente. La misión te espera), que viene inserto en un sugerente cartel invita a contemplar y ponderar el valor de ser misioneros. Toda la Iglesia es misionera y la jornada del DOMUND nos recuerda que la extensión de la Buena Nueva del Evangelio es tarea compartida por todos. 
 
Cada octubre misionero, miles de personas en nuestra Diócesis de Cádiz y Ceuta, comunidades, parroquias, centros educativos, residencias de mayores, hermandades y otras instituciones eclesiales y civiles manifestarán su fe y compromiso misionero participando y respondiendo generosamente.

Os recuerdo que para hacer llegar las aportaciones para el DOMUND y la colecta del domingo 22 de octubre, que se destina íntegramente al Fondo Universal de Solidaridad, gestionado por las OMP, utilizamos los cauces bancarios habituales.

Fraternalmente

Juan Piña Batista
Director del Secretariado diocesano de Misiones y
Director diocesano de Obras Misionales Pontificias

DOMUND 2017: “Se buscan misioneros valientes”

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 28 sept. 2017 | 8:00

OMP, misiones, misioneros, DOMUND


El próximo 22 de octubre la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones, es el Domund, una jornada misionera en la que de un modo especial, la Iglesia universal reza por la misión y los misioneros y colabora con ellos.

El lema del Domund de este año: “Sé valiente, la misión te espera” invita a ser valientes y comprometerse a fondo con la labor misionera de la Iglesia.

“Sé valiente”. El papa Francisco invita continuamente a retomar la audacia del Evangelio. Coraje y valentía para salir de nosotros mismos, para resistir la tentación de la incredulidad, para gastarnos por los demás y por el Reino, para soñar con llegar al más apartado rincón de la Tierra.

“La misión te espera”. Es la hora de tener valor para tomar parte en la actividad misionera de la Iglesia. Hasta el último confín, sin límites ni fronteras. Todos estamos llamados a la misión. El anuncio del Evangelio es una necesidad del creyente.

“La misión en el corazón de la fe cristiana”. Lo recuerda el Papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2017. La mayoría de los bautizados viven la misión en su vida diaria, algunos son enviados por la Iglesia como misioneros; pero todos sienten la necesidad de transformar su existencia en un compromiso misionero. Se trata de “salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 20).

Con la Jornada Mundial de las Misiones, Domund, se apoya económica y espiritualmente a los territorios de misión, aquellos lugares del mundo donde el Evangelio está en sus comienzos y la Iglesia aún no está asentada. Estos territorios están confiados a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, y dependen de la labor de los misioneros y del sostenimiento económico de las Obras Misionales Pontificias (OMP) de todo el mundo.

Desde OMP España invitamos a todas las comunidades cristianas a participar en las actividades de información, formación y cooperación misionera organizadas con ocasión del Domund.

Para saber más sobre el Domund y descargar todos los materiales de animación misionera para celebrarlo visita nuestra página de DOMUND:

"Los misioneros son portadores de la palabra cristiana y servidores de las necesidades humanas", pregón DOMUND

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 18 oct. 2016 | 9:32

DOMUND, misioneros, pregónLa pregonera, destaca la doble vertiente del misionero


"Es cierto que los misioneros tienen un doble deseo, una doble misión: son portadores de la palabra cristiana y, a la vez, servidores de las necesidades humanas. Es decir, ayudan y evangelizan, y pongo el acento en este último verbo, porque es el que ha sufrido los ataques más furibundos, sobre todo por parte de las ideologías que se sienten incómodas con la solidaridad, cuando se hace en nombre de Cristo. De esta incomodidad atávica, nace el desprecio de muchos."


Disfrutemos de tan profundo e intenso pregón misionero, a continuación, os dejamos el texto completo del mismo:
 


Excelentísimo Sr. Arzobispo Juan José Omella, monseñores, autoridades, amigas y amigos:
Buenas tardes.
No puedo empezar este pregón sin compartir los sentimientos que, en este preciso momento, me tienen el corazón en un puño. Estoy en la Sagrada Familia, donde, como decía el poeta Joan Maragall, se fragua un mundo nuevo, el mundo de la paz. Y estoy aquí porque he recibido el inmerecido honor de ser la pregonera de un grandioso acto de amor que, en nombre de Dios, nos permite creer en el ser humano. Si me disculpan la sinceridad, pocas veces me he sentido tan apelada por la responsabilidad y, al mismo tiempo, tan emocionada por la confianza.
No soy creyente, aunque algún buen amigo me dice que soy la no creyente más creyente que conoce. Pero tengo que ser sincera, porque, aunque me conmueve la espiritualidad que percibo en un lugar santo como este y admiro profundamente la elevada trascendencia que late el corazón de los creyentes, Dios me resulta un concepto huidizo y esquivo. Sin embargo, esta dificultad para entender la divinidad no me impide ver a Dios en cada acto solidario, en cada gesto de entrega y estima al prójimo que realizan tantos creyentes, precisamente porque creen. ¡Qué idea luminosa, qué ideal tan elevado sacude la vida de miles de personas que un día deciden salir de su casa, cruzar fronteras y horizontes, y aterrizar en los lugares más abandonados del mundo, en aquellos agujeros negros del planeta que no salen ni en los mapas! ¡Qué revuelta interior tienen que vivir, qué grandeza de alma deben de tener, mujeres y hombres de fe, qué amor a Dios que los lleva a entregar la vida al servicio de la humanidad! No imagino ninguna revolución más pacífica ni ningún hito más grandioso.
Vivimos tiempos convulsos, que nos han dejado dañados en las creencias, huérfanos de ideologías y perdidos en laberintos de dudas y miedos. Somos una humanidad frágil y asustada que camina en la niebla, casi siempre sin brújula. En este momento de desconcierto, amenazados por ideologías totalitarias y afanes desaforados de consumo y por el vaciado de valores, el comportamiento de estos creyentes, que entienden a Dios como una inspiración de amor y de entrega, es un faro de luz, ciertamente, en la tiniebla.
Hablo de ellos, de los misioneros, y esta palabra tan antigua como la propia fe cristiana -no en vano los cristianos empezaron a salir de su tierra, para ir a la tierra de todos, desde los principios de los tiempos-, esta palabra, decía, ha sido ensuciada muchas veces, arrastrada por el fango del desprecio. Es cierto que los misioneros tienen un doble deseo, una doble misión: son portadores de la palabra cristiana y, a la vez, servidores de las necesidades humanas. Es decir, ayudan y evangelizan, y pongo el acento en este último verbo, porque es el que ha sufrido los ataques más furibundos, sobre todo por parte de las ideologías que se sienten incómodas con la solidaridad, cuando se hace en nombre de Cristo. De esta incomodidad atávica, nace el desprecio de muchos.
Es evidente que las críticas históricas a determinadas prácticas en nombre de la evangelización son pertinentes y necesarias. Estoy convencida, leyendo el Nuevo Testamento, de que el mismo Jesús las rechazaría. Pero no estamos en la Edad Media, ni hace siglos, cuando, en nombre del Dios cristiano, se perpetraron acciones poco cristianas. Desgraciadamente, el nombre de todos los dioses se usa en vano para hacer el mal, y este hecho tan humano tiene muy poco que ver con la idea trascendente de la divinidad. Pero, al mismo tiempo, hay que poner en valor la entrega de miles y miles de cristianos que, a lo largo de los siglos, han hecho un trabajo de evangelización, convencidos de que difundir los valores fraternales, la humildad, la entrega, la paz, el diálogo, difundir, pues, los valores del mensaje de Jesús, era bueno para la humanidad. Si es pertinente hacer proselitismo político, cuando quien lo hace cree que defiende una ideología que mejorará el mundo, ¿por qué no ha de ser pertinente llevar la palabra de un Dios luminoso y bondadoso, que también aspira a mejorar el mundo? ¿Por qué, me pregunto -y es una pregunta retórica-, hacer propaganda ideológica es correcto, y evangelizar no lo es? Es decir, ¿por qué ir a ayudar al prójimo es correcto cuando se hace en nombre de un ideal terrenal, y no lo es cuando se hace en nombre de un ideal espiritual? Y me permito la osadía de responder: porque los que lo rechazan lo hacen también por motivos ideológicos y no por posiciones éticas.
Quiero decir, pues, desde mi condición de no creyente: la misión de evangelizar es, también, una misión de servicio al ser humano, sea cual sea su condición, identidad, cultura, idioma..., porque los valores cristianos son valores universales que entroncan directamente con los derechos humanos. Por supuesto, me refiero a la palabra de Dios como fuente de bondad y de paz, y no al uso de Dios como idea de poder y de imposición. Pero, con esta salvedad pertinente, el mensaje cristiano, especialmente en un tiempo de falta de valores sólidos y trascendentes, es una poderosa herramienta, transgresora y revolucionaria; la revolución del que no quiere matar a nadie, sino salvar a todos.
Permítanme que lo explicite una manera gráfica: si la humanidad se redujera a una isla con un centenar de personas, sin ningún libro, ni ninguna escuela, ni ningún conocimiento, pero se hubiera salvado el texto de los Diez Mandamientos, podríamos volver a levantar la civilización moderna. Todo está allí: amarás al prójimo como a ti mismo, no robarás, no matarás, no hablarás en falso...; ¡la salida de la jungla, el ideal de la convivencia! De hecho, si me disculpan la broma, solo sería necesario que los políticos aplicaran las leyes del catecismo para que no hubiera corrupción ni falsedad ni falta de escrúpulos. El catecismo, sin duda, es el programa político más sólido y fiable que podamos imaginar.
Y de la idea menospreciada, criticada y tan a menudo rechazada de la evangelización, a otro concepto igualmente demonizado: el concepto de la caridad. ¿Cuántas personas de bien que se sienten implicadas en la idea progresista de la solidaridad, y alaban las bondades indiscutibles que la motivan, no soportan, en cambio, el concepto de la caridad cristiana? Y uso el término con todas sus letras: caridad cristiana, consciente de cómo molesta esa motivación en determinados ambientes ideológicos. Sin embargo, esta idea, que personalmente encuentro luminosa, pero que otros consideran paternalista e incluso prepotente, ha sido el sentimiento que ha motivado a millones de cristianos, a lo largo de los siglos, a servir a los demás. Y cuando hablamos de los demás, hablamos de servir a los desarraigados, a los olvidados, a los perdidos, a los marginados, a los enfermos, a los invisibles. ¡Quiénes somos nosotros, gente acomodada en nuestra feliz ética laica, para poner en cuestión la moral religiosa, que tanto bien ha hecho a la humanidad! La caridad cristiana ha sido el sentimiento pionero que ha sacudido la conciencia de muchos creyentes, decididos a entregar la vida propia para mejorar la vida de todos.
Y no me refiero solo a los misioneros actuales, a los más de quinientos catalanes, o a los casi trece mil de todo el Estado, repartidos por todo el mundo, allí donde hay necesidad más extrema, sino también a aquellos lejanos cristianos que, por amor a su fe, protagonizaron gestas heroicas. ¿Qué podemos decir, por ejemplo, de los mercedarios que se intercambiaban por personas que estaban presas en tierras musulmanas, como acto sublime de sacrificio propio, en favor de los demás? El mismo ideal espiritual que motivaba a san Serapión a ir hasta el Magreb, entrar en la prisión de un sultán y liberar a un desconocido, convencido de que aquel acto de amor era un tributo a Dios, es el que motivó a Isabel Solà Matas, una joven enfermera catalana, perteneciente a la Congregación de Jesús-María, a estar dieciocho años en Guinea y ocho en Haití, hasta que fue asesinada. Durante todos estos años de entrega, dejó su estela de bondad y servicio, y, gracias a ella, por ejemplo, existe ahora el Proyecto Haití, un centro de atención y rehabilitación de mutilados que fabrica prótesis para los haitianos que no tienen recursos. La conocían como «la monja de los pies», porque, gracias a ella, muchos haitianos pobres habían tenido una segunda oportunidad. Casi ochocientos años separaban a san Serapión de Isabel Solà, y, en ocho siglos, el mismo alto ideal de servicio y entrega los motivaba, empujados por la creencia en un Dios de amor.
Y como Isabel, tantos otros misioneros, monjas, curas y seglares, muertos en cualquier rincón del mundo, asesinados, abatidos por virus terribles, caídos en las guerras de la oscuridad. Cómo no recordar al hermano Manuel García Viejo, miembro de la Orden de San Juan de Dios, que, después de 52 años dedicados a la medicina en África, se infectó del ébola en Sierra Leona y murió. O a su compañero de Orden Miguel Pajares, que desde los doce años dedicaba su vida a los más pobres y que regentaba un hospital en una de las zonas de Liberia más castigadas por el virus. Todos ellos, caídos en el servicio a la humanidad, motivados por su fe religiosa y por la bondad de su alma. Isabel, Manuel, Miguel son la metáfora de lo que significa el ideal del misionero: el de amar sin condiciones, ni concesiones. Si Dios es el responsable de tal entrega completa, de tal sentimiento poderoso que atraviesa montañas, identidades, idiomas, culturas, religiones y fronteras, para aterrizar en el corazón mismo del ser humano, si Dios motiva tal viaje extraordinario, cómo no querer que esté cerca de nosotros, incluso cerca de aquellos que no conocemos el idioma para hablarle.
Decía Isabel Solà en 2011, en un vídeo-blog para pedir ayuda para su centro de prótesis: «Os preguntaréis cómo puedo seguir viviendo en Haití, entre tanta pobreza y miseria, entre terremotos, huracanes, inundaciones y cólera. Lo único que podría decir es que Haití es ahora el único lugar donde puedo estar y curar mi corazón. Haití es mi casa, mi familia, mi trabajo, mi sufrimiento y mi alegría, y mi lugar de encuentro con Dios».
No encuentro palabras más intensas para describir la fuerza grandiosa del amor. He dicho al inicio de este pregón que no soy creyente en Dios, y esta afirmación es tan sincera como, seguramente, triste. ¡Estamos tan solos ante la muerte los que no tenemos a Dios por compañía! Pero soy una creyente ferviente de todos estos hombres y mujeres que, gracias a Dios, nos dan intensas lecciones de vida, apóstoles infatigables de la creencia en la humanidad. El papa Francisco ha pedido, en su Mensaje para este DOMUND, que los cristianos «salgan» de su tierra y lleven su mensaje de entrega, pero no porque los obliga una guerra o el hambre o la pobreza o la desdicha, como tantas víctimas hay en el mundo, sino porque los motiva el sentido de servicio y la fe trascendente. Es un viaje hacia el centro de la humanidad. Esta llamada nos interpela a todos: a los creyentes, a los agnósticos, a los ateos, a los que sienten y a los que dudan, a los que creen y a los que niegan, o no saben, o querrían y no pueden. Las misiones católicas son una ingente fuerza de vida, un inmenso ejército de soldados de la paz, que nos dan esperanza a la humanidad, cada vez que parece perdida.
Solo puedo decir: gracias por la entrega, gracias por la ayuda, gracias por el servicio; gracias, mil gracias, por creer en un Dios de luz, que nos ilumina a todos. 
Pilar Rahola>

¿Qué hace Dios por los que sufren?

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 13 oct. 2016 | 12:55

https://www.youtube.com/watch?v=XuregSGnNig

Vídeo de Obras Misionales Pontificias España para la Jornada del DOMUND que este año se celebra bajo el lema "SAL DE TU TIERRA".


En el vídeo del DOMUND de este año un niño habla con su abuela sobre el sentido de la creación.
Pronto surge un interrogante que, seguramente tú también te habrás planteado alguna vez. ¿Por qué Dios no hace nada por los que sufren?

Es la respuesta a esa pregunta la que convierte este vídeo en una oportunidad para cualquier cristiano de plantearse su vocación misionera, sea aquí, en el propio ambiente y en las propias circunstancias, sea partiendo a la misión, como invita el lema de este año "Sal de tu tierra".

Este es el vídeo del DOMUND 2016 ¡Compártelo con todos!

Compartimos las fotos de la Vigilia de la Luz 2015.

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 20 oct. 2015 | 13:28

Dos presbíteros presentando la celebración de la Vigilia de la Luz

Celebración de la Vigilia de la Luz en la Pq. Ntra. Sra. de la Palma (Cádiz).

Compartimos las fotos del evento, celebrado el pasado viernes, 16 de octubre, con motivo del DOMUND.

Los misioneros gaditanos son la avanzadilla de las Obras de Misericordia (Corporales y Espirituales) que nos fueron dadas a conocer.

FIESTA "DOMUND 2015" en los BARRIOS

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 19 oct. 2015 | 16:40


Nos remiten una crónica sobre DOMUND, desde la Parroquia de San Isidro Labrador en Los Barrios.

“Una fiesta que cada año recobra vida y sentido entre chicos y grandes”


La intensa lluvia del domingo, no fue motivo para quedarse en casa. Los niños y niñas de catequesis de la parroquia de San Isidro Labrador de Los Barrios, acompañados de sus padres, fueron llegando media hora antes a la parroquia donde los esperaba el equipo de catequistas para agruparlos según los colores que representan a los cinco continentes.

Cuando el reloj de la torre daba las 11:30, daba comienzo nuestra celebración, animada por el coro infantil que previamente había preparado los cantos alusivos a la misión.

Después del saludo del celebrante, fueron entrando las banderas de cada continente con su respectiva monición explicativa y portada por niños vestidos con el color correspondiente a cada continente; el desfile de banderas lo cerraban los jóvenes del Día del Niño, (grupo parroquial fundado en 1973 por el sacerdote Juan José Olite) que entraban con la imagen de Santa Teresita, patrona de las misiones. Acto seguido, un grupo de niños proclamó la Palabra de Dios.

Durante la homilía, nuestro párroco tuvo presente a los misioneros que han dejado su patria para ir a lugares recónditos a anunciar el Evangelio. Habló de dos aspectos importantes: la autoridad y el servicio; el primero, la autoridad mal entendida utilizada en  clave vertical: el de querer estar por encima del otro, que lleva implícita la soberbia, que busca el aplauso y reconocimiento, y no pocas veces humilla, atemoriza y anula a los demás. Y por otro lado, el que nos propone Jesús: el servicio, que es horizontal, que habla de nosotros, de cercanía, de humildad y entrega, de hacerse último y servidor. Y haciendo mención al Papa Francisco, nos decía que la “autoridad nos viene del servicio y que el poder nos viene de la Cruz”.


Después de la homilía, el grupo de catequistas y los responsables de los distintos grupos parroquiales, se acercaron al altar para hacer la oración y recibir el envío misionero, con el que se daba oficialmente el pistoletazo de salida para este nuevo curso 2015-2016. Nuestro párroco Yelman nos exhortaba a permanecer unidos a Jesucristo en la misión,  comunión en la comunidad y comunión con él, porque de lo contrario, los nuevos métodos y formas de Nueva Evangelización, pierden sentido en nuestra comunidad parroquial.

Al finalizar la eucaristía, el párroco, dio las gracias al equipo de catequistas por su disponibilidad y entrega en la preparación y decoración para que todos pudiéramos tener un DOMUND lleno de colorido y alegría.  Por último, salimos nuevamente en el mismo orden en que entramos, y ya en la Plaza de la Iglesia, los padres aprovecharon para tomar la foto del recuerdo.

Y así, ilusionados nos quedamos esperando ya, el Encuentro de Infancia Misionera.

¡Nos vemos pronto!
@Todas las fotos han sido cedidas por el fotógrafo local: D. Ángel Duarte.

Síguenos en Redes Sociales. Escríbenos

Evangelización en Asia

Evangelización en Asia

ÚLTIMA NOTICIA

De Conil a Barbate: XXVI Encuentro diocesano de niños misioneros

Convocada la reunión preparatoria para el XXVI Encuentro diocesano de Niños Misioneros.   Juan Piña, Director de Misiones, conv...

MISIONEROS DIOCESANOS

Carismas Misioneros

Entradas populares