Síguenos por Email

Últimas noticias
Mostrando entradas con la etiqueta VOCACIONES NATIVAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta VOCACIONES NATIVAS. Mostrar todas las entradas

BECAS para VOCACIONES

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 8 may. 2017 | 12:24


Vocaciones Nativas, Becas de Estudio, OMP

¿Cómo colaborar con una beca misionera?Ayer celebramos el día de Vocaciones Nativas y de Oración por las Vocaciones, bajo el lema: "Empujados por el Espíritu aquí estoy, envíame."




Lema
“Empujados por el Espíritu...” Así titula el papa Francisco su Mensaje para la 54 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Es el Espíritu el que mueve los corazones para ir a evangelizar. La dimensión misionera nace de la entraña de la fe. Es Dios mismo quien llama y envía. La vocación no es algo añadido: es fruto del amor de Dios que llama.
“Aquí estoy, envíame” La llamada a una vida de especial consagración o al sacerdocio implica una respuesta de docilidad y confianza. Es el compromiso para dejar a un lado la tranquilidad de una vida más o menos acomodada, y salir al encuentro del otro para llevarle a Dios.

CARTEL
Jornadas. El IV Domingo de Pascua, domingo “del Buen Pastor”, se celebran dos Jornadas de carácter vocacional, con el fin de promover la oración y la colaboración para que Dios envíe nuevas vocaciones a su Iglesia y para que las vocaciones nacientes en los territorios de misión tengan los recursos necesarios para su formación y sostenimiento.
Fotografías:
La fotografía general, en el ángulo inferior derecho, visibiliza la alegría de quienes han decidido seguir al Maestro. Así nacen las vocaciones: en un ambiente de alegría, oración y comunión. Todos caminan juntos, compartiendo su fe.
Tres fotos de vocaciones: vocación al sacerdocio, para estar cerca del hermano; vocación a la vida consagrada, con un grupo de jóvenes que muestra su alegría después de haber respondido “Aquí estoy, envíame”; y vocaciones nativas, en un lugar de misión, que reflejan esa misma alegría tras descubrir que la vida recobra sentido si se entrega a los demás. 
OBJETIVOS
Orar al Dueño de la mies para que siga enviando muchos obreros a su Iglesia.
Fomentar entre los jóvenes algunas disposiciones personales y grupales para que puedan escuchar la llamada de Dios y responder sin dilaciones.
Promover entre los fieles una eficaz colaboración con la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que atiende las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en los territorios de misión.
Obtener fondos y ayudas económicas para el sostenimiento y la formación de estas vocaciones, a través de la financiación de “becas de estudio” y de “estipendios de misa” para formadores y profesores.

Oración por las Vocaciones y Vocaciones Nativas, 7 de mayo de 2017

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 3 may. 2017 | 10:48

Papa Francisco, Vocaciones Nativas, OraciónMENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO

PARA LA 54 JORNADA MUNDIAL

DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES


“Empujados por el Espíritu para la misión”

Queridos hermanos y hermanas:

En los años anteriores, hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre dos aspectos de la vocación cristiana: la invitación a “salir de sí mismo”, para escuchar la voz del Señor, y la importancia de la comunidad eclesial como lugar privilegiado en el que la llamada de Dios nace, se alimenta y se manifiesta.
Ahora, con ocasión de la 54 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, quisiera centrarme en la dimensión misionera de la llamada cristiana. Quien se deja atraer por la voz de Dios y se pone en camino para seguir a Jesús, descubre enseguida, dentro de él, un deseo incontenible de llevar la Buena Noticia a los hermanos, a través de la evangelización y el servicio movido por la caridad. Todos los cristianos han sido constituidos misioneros del Evangelio. El discípulo, en efecto, no recibe el don del amor de Dios como un consuelo privado, y no está llamado a anunciarse a sí mismo, ni a velar los intereses de un negocio; simplemente ha sido tocado y trasformado por la alegría de sentirse amado por Dios y no puede guardar esta experiencia solo para sí: “La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 21).

Por eso, el compromiso misionero no es algo que se añade a la vida cristiana, como si fuese un adorno, sino que, por el contrario, está en el corazón mismo de la fe: la relación con el Señor implica ser enviado al mundo como profeta de su palabra y testigo de su amor.

Intención misionera, Papa FranciscoAunque experimentemos en nosotros muchas fragilidades y tal vez podamos sentirnos desanimados, debemos alzar la cabeza a Dios, sin dejarnos aplastar por la sensación de incapacidad o ceder al pesimismo, que nos convierte en espectadores pasivos de una vida cansada y rutinaria. No hay lugar para el temor: es Dios mismo el que viene a purificar nuestros “labios impuros”, haciéndonos idóneos para la misión: “Ha desaparecido tu culpa, está perdonado tu pecado. Entonces escuché la voz del Señor, que decía: «¿A quién enviaré? ¿Y quién irá por nosotros?». Contesté: «Aquí estoy, mándame»” (Is 6,7-8). 

Todo discípulo misionero siente en su corazón esta voz divina que lo invita a “pasar” en medio de la gente, como Jesús, “curando y haciendo el bien” a todos (cf. Hch 10,38). En efecto, como ya he recordado en otras ocasiones, todo cristiano, en virtud de su bautismo, es un “cristóforo”, es decir, “portador de Cristo” para los hermanos (cf. Catequesis, 30-1-2016). Esto vale especialmente para los que han sido llamados a una vida de especial consagración y también para los sacerdotes, que con generosidad han respondido “aquí estoy, mándame”. Con renovado entusiasmo misionero, están llamados a salir de los recintos sacros del templo, para dejar que la ternura de Dios se desborde en favor de los hombres (cf. Homilía durante la Santa Misa Crismal, 24-3-2016). La Iglesia tiene necesidad de sacerdotes así: confiados y serenos por haber descubierto el verdadero tesoro, ansiosos de ir a darlo a conocer con alegría a todos (cf. Mt 13,44).

Ciertamente, son muchas las preguntas que se plantean cuando hablamos de la misión cristiana: ¿Qué significa ser misionero del Evangelio? ¿Quién nos da la fuerza y el valor para anunciar? ¿Cuál es la lógica evangélica que inspira la misión? A estos interrogantes podemos responder contemplando tres escenas evangélicas: el comienzo de la misión de Jesús en la sinagoga de Nazaret (cf. Lc 4,16-30), el camino que él hace, ya resucitado, junto a los discípulos de Emaús (cf. Lc 24,13-35), y por último la parábola de la semilla (cf. Mc 4,26-27).

Jesús es ungido y enviado...

Vocaciones Nativas, OMP, Oración
Jesús es ungido por el Espíritu y enviado. Ser discípulo misionero significa participar activamente en la misión de Cristo, que Jesús mismo ha descrito en la sinagoga de Nazaret: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor” (Lc 4,18). Esta es también nuestra misión: ser ungidos por el Espíritu e ir hacia los hermanos para anunciar la Palabra, siendo para ellos un instrumento de salvación.

... camina con nosotros...

Jesús camina con nosotros. Ante los interrogantes que brotan del corazón del hombre y ante los retos que plantea la realidad, podemos sentir una sensación de extravío y percibir que nos faltan energías y esperanza. Existe el peligro de que veamos la misión cristiana como una mera utopía irrealizable o, en cualquier caso, como una realidad que supera nuestras fuerzas. Pero si contemplamos a Jesús Resucitado, que camina junto a los discípulos de Emaús (cf. Lc 24,13-15), nuestra confianza puede reavivarse; en esta escena evangélica tenemos una auténtica y propia “liturgia del camino”, que precede a la de la Palabra y a la del Pan partido y nos comunica que, en cada uno de nuestros pasos, Jesús está a nuestro lado. Los dos discípulos, golpeados por el escándalo de la Cruz, están volviendo a su casa recorriendo la vía de la derrota: llevan en el corazón una esperanza rota y un sueño que no se ha realizado. En ellos la alegría del Evangelio ha dejado espacio a la tristeza. ¿Qué hace Jesús? No los juzga, camina con ellos y, en vez de levantar un muro, abre una nueva brecha. Lentamente comienza a trasformar su desánimo, hace que arda su corazón y les abre sus ojos, anunciándoles la Palabra y partiendo el Pan. Del mismo modo, el cristiano no lleva adelante él solo la tarea de la misión, sino que experimenta, también en las fatigas y en las incomprensiones, “que Jesús camina con él, habla con él, respira con él, trabaja con él. Percibe a Jesús vivo con él en medio de la tarea misionera” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 266).

... y hace germinar la semilla

Jesús hace germinar la semilla. Por último, es importante aprender del Evangelio el estilo del anuncio. Muchas veces sucede que, también con la mejor intención, se acabe cediendo a un cierto afán de poder, al proselitismo o al fanatismo intolerante. Sin embargo, el Evangelio nos invita a rechazar la idolatría del éxito y del poder, la preocupación excesiva por las estructuras, y una cierta ansia que responde más a un espíritu de conquista que de servicio. La semilla del Reino, aunque pequeña, invisible y tal vez insignificante, crece silenciosamente gracias a la obra incesante de Dios: “El reino de Dios se parece a un hombre que echa semilla en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo” (Mc 4,26-27). Esta es nuestra principal confianza: Dios supera nuestras expectativas y nos sorprende con su generosidad, haciendo germinar los frutos de nuestro trabajo más allá de lo que se puede esperar de la eficiencia humana.

Con esta confianza evangélica, nos abrimos a la acción silenciosa del Espíritu, que es el fundamento de la misión. Nunca podrá haber pastoral vocacional, ni misión cristiana, sin la oración asidua y contemplativa. En este sentido, es necesario alimentar la vida cristiana con la escucha de la Palabra de Dios y, sobre todo, cuidar la relación personal con el Señor en la adoración eucarística, “lugar” privilegiado del encuentro con Dios.
Vocaciones Nativas, OMP,
Animo con fuerza a vivir esta profunda amistad con el Señor, sobre todo para implorar de Dios nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. El Pueblo de Dios necesita ser guiado por pastores que gasten su vida al servicio del Evangelio. Por eso, pido a las comunidades parroquiales, a las asociaciones y a los numerosos grupos de oración presentes en la Iglesia que, frente a la tentación del desánimo, sigan pidiendo al Señor que mande obreros a su mies y nos dé sacerdotes enamorados del Evangelio, que sepan hacerse prójimos de los hermanos y ser, así, signo vivo del amor misericordioso de Dios. 

Queridos hermanos y hermanas, también hoy podemos volver a encontrar el ardor del anuncio y proponer, sobre todo a los jóvenes, el seguimiento de Cristo. Ante la sensación generalizada de una fe cansada o reducida a meros “deberes que cumplir”, nuestros jóvenes tienen el deseo de descubrir el atractivo, siempre actual, de la figura de Jesús, de dejarse interrogar y provocar por sus palabras y por sus gestos y, finalmente, de soñar, gracias a él, con una vida plenamente humana, dichosa de gastarse amando.

María Santísima, Madre de nuestro Salvador, tuvo la audacia de abrazar este sueño de Dios, poniendo su juventud y su entusiasmo en sus manos. Que su intercesión nos obtenga su misma apertura de corazón, la disponibilidad para decir nuestro “aquí estoy” a la llamada del Señor y la alegría de ponernos en camino, como ella (cf. Lc 1,39), para anunciarlo al mundo entero.

Francisco


El fin de semana nos "mira con-pasión".

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 14 abr. 2016 | 10:05

Tanto el sábado como el domingo tendremos presentes a los que padecen y a aquellos que quieren compartir sus vidas con ellos desde su vocación.


El sábado, Día Mundial Contra la Esclavitud Infantil, recordaremos el asesinato, en pascua, de Iqbal Masih, niño esclavo en Pakistán, el 16 de abril de 1995, por luchar contra la esclavitud infantil.
La esclavitud infantil sigue existiendo en el Siglo XXI. En muchos sitios se movilizan contra ello. Os dejamos un artículo de la agencia SIC: NOTICIA


Para conocer todo lo relativo a la Jornada de Vocaciones Nativas puedes ir a Obras Misionales Pontificias (OMP): VOCACIONES NATIVAS

En las Redes Sociales puedes seguir las Jornadas con el #VocacionesNativas y #TuVocación 

Tres testimonios de haberlo abandonado todo por su Vocación.

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 13 abr. 2016 | 9:33

Campañas de Vocaciones Nativas y de Oración por las Vocaciones17 de abril, 53º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas

Beatriz Castelló, esclava del Sagrado Corazón de Jesús  

"No conocía la vida religiosa, todo lo que tenía eran tópicos"


Tres jóvenes vocaciones han presentado esta mañana la 53º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas, que se celebrará el próximo domingo 17 de abril. Vienen de vidas diferentes -la carrera diplomática, los estudios de Historia del Arte, y las dificultades de la vida en África-, pero todos comparten el hecho de haberlo abandonado todo para entregarse por entero a Cristo. Su testimonio ha permitido comprobar que la llamada a la vida religiosa sigue presente tanto en las Iglesias de antigua tradición como en las iglesias más jóvenes.

Prueba de ellos son Guy Bognon, un sacerdote de Benín cuya vocación pudo salir adelante gracias a la ayuda que la Iglesia Universal le prestó a través de la Obra de San Pedro Apóstol; Beatriz Castelló, una joven estudiante de Historia del Arte que durante una beca Erasmus conoció a las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús para entrar luego en la Congregación; y Fernando Bielza, un diplomático que trabajó en las embajadas españolas de Zimbabwe y Arabia Saudí y hoy es seminarista en Madrid. 
Los tres coincidieron en reconocer que "la vocación surge cuando hay fe" y no se tiene miedo al compromiso, y también en que ellos pudieron vencer algunos "tópicos" y prejuicios que la sociedad actual tiene respecto a la vocación religiosa. 
"No conocía la vida religiosa, todo lo que tenía eran tópicos", dijo Beatriz. Esta novicia afirmó que los tópicos comenzaron a caerse mientras se alojaba en la residencia de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, cuando hacía el Erasmus en Bolonia: "me llamó la atención la normalidad y la alegría de las hermanas; allí se me fue el miedo". 
Por su parte, Fernando confesó que a pesar de que llevaba una vida en la que le "iba bien", la idea del sacerdocio le rondaba permanentemente. Decidió entar al Seminario de Madrid para ver "si me quitaban la paranoia"; pero el curso introductorio en el Seminario le confirmó en la "inquietud" que tenía en el corazón. 
Guy sostuvo que "la vocación viene de la fe y de una relación personal entre Dios y el hombre" y subrayó que "si no hay vocaciones significa que la fe se ha quemado". Aunque no en todos lados. En los seminarios de Benín donde él se ha formado hay 220 candidatos y "las parroquias están vivas; la fe no está escondida y se vive sin vergüenza". 
En este sentido, y en el caso concreto de los países de misión, Guy quiso recordar a modo de homenaje a los "misioneros europeos apasionados" que llevaron la fe a estos lugares "llenos de celo por Dios y la Iglesia". Gracias a ellos y a su intuición de tener colaboradores nativos que pudieran "llegar a ser sacerdotes y religiosas", las vocaciones comenzaron a surgir poco a poco. 
Respecto al tema del discernimiento vocacional, y ante el surgimiento de algunos formatos televisivos cuya propuesta es hacerlo visible, Beatriz dijo que le resulta paradójico conciliar por qué "si la vida religiosa no está de moda, la tele lanza estos programas", mientras Fernando opinó que para discernir la vocación hace falta entrar "en el corazón y con Dios" y dudó por tanto de que se pueda hacer un "discernimiento serio ante las cámaras", mantuvo la esperanza de que estos formatos permitan a la gente conocer que este "es un camino de felicidad real". 
Ante una pregunta sobre el celibato sacerdotal, Fernando se sorprendio de que planteen el problema quienes no lo tienen y recordó que parte de su vocación tiene que ver con una llamada de Dios a "amarle totalmente", y añadió: "una mujer querría ser el amor de mi corazón y yo no puedo quererla como ella quiere ser querida".
El director de OMP, Anastasio Gil; el director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José Gabriel Vera que actuó de moderador durante las intervenciones; y la responsable de Comunicación de CONFER María Jesús Arruti, estuvieron presentes en este acto organizado conjuntamente por las tres instituciones a las que representaban. 

------------------------ 
Beatriz Castelló nació en Barcelona en 1987. Actualmente está formándose en la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, estudiando filosofía en la Universidad Pontificia de Comillas y colaborando en una parroquia de Entrevías (Madrid).
Fernando Bielza nació en Madrid el 8 de noviembre de 1977 y tras licenciarse en Administración y Dirección de Empresas y en Derecho, inició una carrera diplomática que le llevó en 2010 a ser nombrado director adjunto de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Está cursando el 5º curso en el Seminario Diocesano de Madrid.
Guy Bognon nació en Adjohoun (Benín) el 12 de junio de 1969 y se ordenó sacerdote con 31 años. Bognon sabe mucho de vocaciones nativas. No sólo es una de ellas, sino que fue formador en dos seminarios de su país, el de Ouidah y Djimè. Desde 2015 trabaja en el Vaticano, en la Obra de San Pedro Apóstol, desde donde sigue ayudando a muchas otras vocaciones que surgen en otros territorios como el suyo, donde la Iglesia se consolida poco a poco con la ayuda de la Iglesia Universal.  
 
Obras Misionales Pontificias | www.omp.es | 91.590.29.43 | prensa@omp.es
Para más información: Paula Rivas Chéliz
Campaña de Vocaciones Nativas y de Oración por las Vocaciones.



"Trescientos setenta millones de seres humanos olvidados." Revista Misioneros OMP abril-2016

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 12 abr. 2016 | 9:59

Trescientos setenta millones de seres humanos olvidados.

Muchos misioneros viven a su lado esta situación. Entre ellos, Luis y Ester, que, en una entrevista, cuentan cómo han sentido y vivido “la fuerza de una Iglesia que trabaja defendiendo la vida y los derechos de pueblos enteros"

En ellos ponen su atención las páginas centrales de la revista Misioneros de abril. 

En esa cifra ha cuantificado la ONU el número de personas que integran los denominados pueblos indígenas. Su situación y la de quienes los defienden son preocupantes. El desarrollo turístico, las grandes represas y las actividades mineras los expulsan a marchas forzadas de sus tierras, sin indemnización alguna y con su consiguiente empobrecimiento. Cuando estos pueblos han reaccionado y han tratado de hacer valer sus derechos, no pocos de sus miembros han sido objeto de maltrato físico, encarcelamiento, tortura o, incluso, asesinato.

La Jornada de Vocaciones Nativas, que se celebra el 17 de abril, se hace también presente en este número de Misioneros. “Te mira con pasión” es su lema, para dar a conocer y destacar la entrega apasionada de quienes deciden responder con el ofrecimiento de su vida al Evangelio de los pobres desde otras latitudes, desde esas jóvenes Iglesias dispuestas a contribuir al relevo de los misioneros llegados de Europa. “Valientes, dialogantes, con los pies en la tierra…”. Así dice el reportaje que es la nueva generación de misioneros que viene del Sur. Con razón la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que impulsa y anima la Jornada de Vocaciones Nativas, no quiere que se pierda ninguna de estas vocaciones por falta de recursos económicos. Como dice el Editorial de la revista, “hoy es necesario que miremos a esos jóvenes con pasión”, porque “son un ejemplo y una realidad que debemos cuidar y mimar para que el mensaje de Jesús llegue adonde tanto se necesita: entre las miserias del mundo”.

Finalmente, la sección “Primer Plano” está dedicada a Irán; un país que parece haber comenzado a vivir un tiempo nuevo, una especie de transición que está cambiando el tablero geopolítico. ¿Se está gestando un nuevo Oriente Medio? El tiempo lo dirá. 

VOCACIONES NATIVAS: Puedes mirar hacia otro lado o colaborar.

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 24 abr. 2015 | 6:00

Los llamados en tierras de misión, Vocaciones Nativas, quieren ofrecer el pan de la vida: "El que coma de este pan vivirá eternamente". Juan 6, 58.

 

¿Pero quién nos llevará el pan? Si los que son llamados, Vocaciones Nativas, dependen de otros para su formación, son éstos los que han de responsabilizarse y hacer que los llamados sean, ¿no?

Para ello se te pide tu colaboración y ofrecen diversas participaciones:

Colaborar con una BECA COMPLETA, lo que supondría aportar 2000,00€, con los que se sufragarían los seis años de formación de un seminarista.

También puedes hacerlo con MEDIA BECA, 1000,00€, que supondrían tres años de preparación de un futuro sacerdote.

O, aportar lo necesario para UN CURSO, 350,00€, sería para sustentar un curso académico de un seminarista o novicio/a.

En palabras de san Juan Pablo II "Pido al Señor que nadie llamado al sacerdocio o a la vida religiosa en  tierras de misión quede exluido por falta de recursos materiales o económicos".

Tu donativo ayudará a crear y mantener seminarios, noviciados y centros de formación.

Banco Popular: IBAN ES24.0075.3030.00.0602016529
Concepto: VOCACIONES NATIVAS.

Nota: Cantidades menores también son bienvenidas, ya que muchas pequeñas partes sumarán más de una formacion completa. Gracias !!!

Los llamados os dan las GRACIAS (VOCACIONES NATIVAS)

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 23 abr. 2015 | 11:11


La Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, con la Jornada de Vocaciones Nativas que se celebra el próximo 26 de abril, apoya económicamente a los seminaristas que en los próximos cuatro años se convertirán en ordenados que llevan esperanza y alegría a miles de sus hermanos.

Gracias desde Sudáfrica: 14.000 Seminaristas de toda África son ayudados por Vocaciones Nativas.

Gracias desde Bolivia: Vocaciones Nativas ayuda a seminaritas bolivianos que tienen dificultades económicas.

Gracias desde Brasil: Las futuras misioneras, pueden ser formadas, gracias a Vocaciones Nativas.

Gracias desde India: Vocaciones Nativas permite que el seminario siga funcionando.

Mensaje del Papa Francisco (52 Jornada M. de Oración por las Vocaciones)

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 15 abr. 2015 | 12:50

El papa Francisco nos invita  a un verdadero éxodo.

 "El éxodo, experiencia fundamental de la vocación"

Queridos hermanos y hermanas:
El cuarto Domingo de Pascua nos presenta el icono del Buen Pastor que conoce a sus ovejas, las llama por su nombre, las alimenta y las guía. Hace más de 50 años que en este domingo celebramos la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Esta Jornada nos recuerda la importancia de rezar para que, como dijo Jesús a sus discípulos, «el dueño de la mies… mande obreros a su mies» (Lc 10,2). Jesús nos dio este mandamiento en el contexto de un envío misionero: además de los doce apóstoles, llamó a otros setenta y dos discípulos y los mandó de dos en dos para la misión (cf. Lc 10,1-16). Efectivamente, si la Iglesia «es misionera por su naturaleza» (Conc. Ecum. Vat. II, Decr. Ad gentes, 2), la vocación cristiana nace necesariamente dentro de una experiencia de misión. Así, escuchar y seguir la voz de Cristo Buen Pastor, dejándose atraer y conducir por él y consagrando a él la propia vida, significa aceptar que el Espíritu Santo nos introduzca en este dinamismo misionero, suscitando en nosotros el deseo y la determinación gozosa de entregar nuestra vida y gastarla por la causa del Reino de Dios.

Entregar la propia vida en esta actitud misionera sólo será posible si somos capaces de salir de nosotros mismos. Por eso, en esta 52 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, quisiera reflexionar precisamente sobre ese particular «éxodo» que es la vocación o, mejor aún, nuestra respuesta a la vocación que Dios nos da. Cuando oímos la palabra «éxodo», nos viene a la mente inmediatamente el comienzo de la maravillosa historia de amor de Dios con el pueblo de sus hijos, una historia que pasa por los días dramáticos de la esclavitud en Egipto, la llamada de Moisés, la liberación y el camino hacia la tierra prometida. El libro del Éxodo ―el segundo libro de la Biblia―, que narra esta historia, representa una parábola de toda la historia de la salvación, y también de la dinámica fundamental de la fe cristiana. De hecho, pasar de la esclavitud del hombre viejo a la vida nueva en Cristo es la obra redentora que se realiza en nosotros mediante la fe (cf. Ef 4,22-24). Este paso es un verdadero y real «éxodo», es el camino del alma cristiana y de toda la Iglesia, la orientación decisiva de la existencia hacia el Padre.

En la raíz de toda vocación cristiana se encuentra este movimiento fundamental de la experiencia de fe: creer quiere decir renunciar a uno mismo, salir de la comodidad y rigidez del propio yo para centrar nuestra vida en Jesucristo; abandonar, como Abrahán, la propia tierra poniéndose en camino con confianza, sabiendo que Dios indicará el camino hacia la tierra nueva. Esta «salida» no hay que entenderla como un desprecio de la propia vida, del propio modo sentir las cosas, de la propia humanidad; todo lo contrario, quien emprende el camino siguiendo a Cristo encuentra vida en abundancia, poniéndose del todo a disposición de Dios y de su reino. Dice Jesús: «El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna» (Mt 19,29). La raíz profunda de todo esto es el amor. En efecto, la vocación cristiana es sobre todo una llamada de amor que atrae y que se refiere a algo más allá de uno mismo, descentra a la persona, inicia un «camino permanente, como un salir del yo cerrado en sí mismo hacia su liberación en la entrega de sí y, precisamente de este modo, hacia el reencuentro consigo mismo, más aún, hacia el descubrimiento de Dios» (Benedicto XVI, Carta enc. Deus caritas est, 6).

La experiencia del éxodo es paradigma de la vida cristiana, en particular de quien sigue una vocación de especial dedicación al servicio del Evangelio. Consiste en una actitud siempre renovada de conversión y transformación, en un estar siempre en camino, en un pasar de la muerte a la vida, tal como celebramos en la liturgia: es el dinamismo pascual. En efecto, desde la llamada de Abrahán a la de Moisés, desde el peregrinar de Israel por el desierto a la conversión predicada por los profetas, hasta el viaje misionero de Jesús que culmina en su muerte y resurrección, la vocación es siempre una acción de Dios que nos hace salir de nuestra situación inicial, nos libra de toda forma de esclavitud, nos saca de la rutina y la indiferencia y nos proyecta hacia la alegría de la comunión con Dios y con los hermanos. Responder a la llamada de Dios, por tanto, es dejar que él nos haga salir de nuestra falsa estabilidad para ponernos en camino hacia Jesucristo, principio y fin de nuestra vida y de nuestra felicidad.

 
Esta dinámica del éxodo no se refiere sólo a la llamada personal, sino a la acción misionera y evangelizadora de toda la Iglesia. La Iglesia es verdaderamente fiel a su Maestro en la medida en que es una Iglesia «en salida», no preocupada por ella misma, por sus estructuras y sus conquistas, sino más bien capaz de ir, de ponerse en movimiento, de encontrar a los hijos de Dios en su situación real y de com-padecer sus heridas. Dios sale de sí mismo en una dinámica trinitaria de amor, escucha la miseria de su pueblo e interviene para librarlo (cf. Ex 3,7). A esta forma de ser y de actuar está llamada también la Iglesia: la Iglesia que evangeliza sale al encuentro del hombre, anuncia la palabra liberadora del Evangelio, sana con la gracia de Dios las heridas del alma y del cuerpo, socorre a los pobres y necesitados.

Queridos hermanos y hermanas, este éxodo liberador hacia Cristo y hacia los hermanos constituye también el camino para la plena comprensión del hombre y para el crecimiento humano y social en la historia. Escuchar y acoger la llamada del Señor no es una cuestión privada o intimista que pueda confundirse con la emoción del momento; es un compromiso concreto, real y total, que afecta a toda nuestra existencia y la pone al servicio de la construcción del Reino de Dios en la tierra. Por eso, la vocación cristiana, radicada en la contemplación del corazón del Padre, lleva al mismo tiempo al compromiso solidario en favor de la liberación de los hermanos, sobre todo de los más pobres. El discípulo de Jesús tiene el corazón abierto a su horizonte sin límites, y su intimidad con el Señor nunca es una fuga de la vida y del mundo, sino que, al contrario, «esencialmente se configura como comunión misionera» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 23).

Esta dinámica del éxodo, hacia Dios y hacia el hombre, llena la vida de alegría y de sentido. Quisiera decírselo especialmente a los más jóvenes que, también por su edad y por la visión de futuro que se abre ante sus ojos, saben ser disponibles y generosos. A veces las incógnitas y las preocupaciones por el futuro y las incertidumbres que afectan a la vida de cada día amenazan con paralizar su entusiasmo, de frenar sus sueños, hasta el punto de pensar que no vale la pena comprometerse y que el Dios de la fe cristiana limita su libertad. En cambio, queridos jóvenes, no tengáis miedo a salir de vosotros mismos y a poneros en camino. El Evangelio es la Palabra que libera, transforma y hace más bella nuestra vida. Qué hermoso es dejarse sorprender por la llamada de Dios, acoger su Palabra, encauzar los pasos de vuestra vida tras las huellas de Jesús, en la adoración al misterio divino y en la entrega generosa a los otros. Vuestra vida será más rica y más alegre cada día.


La Virgen María, modelo de toda vocación, no tuvo miedo a decir su «fiat» a la llamada del Señor. Ella nos acompaña y nos guía. Con la audacia generosa de la fe, María cantó la alegría de salir de sí misma y confiar a Dios sus proyectos de vida. A Ella nos dirigimos para estar plenamente disponibles al designio que Dios tiene para cada uno de nosotros, para que crezca en nosotros el deseo de salir e ir, con solicitud, al encuentro con los demás (cf. Lc 1,39). Que la Virgen Madre nos proteja e interceda por todos nosotros.

El papa Francisco, con la referencia a la Virgen María, tras animar a los jóvenes, concluye el mensaje para la Jornada de Vocaciones, para el 26 de abril, donde también celebramos la Jornada de Vocaciones Nativas.

Jornada misionera de Vocaciones Nativas "¡Qué bueno caminar contigo!"

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 7 abr. 2015 | 13:03

Cartel de Vocaciones Nativas misioneras. Lema de la Jornada ¡Qué bueno caminar contigo! y unas manos negras dentro de un corazón sosteniendo un rosario.El próximo 26 de abril, celebraremos la Jornada misionera de Vocaciones Nativas 2015, bajo el lema:

!Qué bueno caminar contigo!

Para la ocasión, Obras Misionales Pontificias (OMP) pone a nuestra disposición una serie de materiales, así como el Blog VOCACIONES NATIVAS.

En este primer acercamiento a la Jornada, compartimos sus objetivos, para en próximas entregas profundizar en la misma.

Los Objetivos que se nos presentan para colaborar son:

  1. Orar el Dueño de la mies par que siga enviando muchos obreros a su Iglesia, y para darle gracias por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada que actualmente se forman en seminarios y noviciados en todo el mundo.
  2. Suscitar en los jóvenes disposiciones adecuadas para escuchar la llamada de Dios y disponibilidad para cumplir su voluntad.
  3. Promover entre los fieles una eficaz colaboración con la Obra Ponfificia de San Pedro Apóstol, que atiende las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en los territorios de misión.
  4. Obtener fondos y ayudas económicas para el sostenimiento y la formación de estas vocaciones, a través de la financiación de "Becas de estudio".
 Este año cuenta con la fuerza de celebrarse conjuntamente con la 52ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

"Al igual que santa Teresa de Lisieux, cada uno de nosotros, en la diversidad de nuestras vocaciones, está llamado de alguna manera a ser el amor en el corazón de la Iglesia". papa Francisco

Os animamos a ir conociendo la Jornada de Vocaciones Nativas para poderla animar y celebrar plenamente, allí donde nos encontremos.

¡¡¡ Felices Pascuas !!!

Dos Papas "Misioneros por vocación"

Written By MISIONES DIOCESANA de CÁDIZ y CEUTA on 27 abr. 2014 | 8:00

papas juan pablo II juan XXIIILa Iglesia canoniza a los papas Juan XXIII y Juan Pablo II el mismo día que se celebra en España la Jornada de Vocaciones Nativas.
La Pascua de este año luce de modo especial, dos "misioneros por vocación", los papas Juan XXIII y Juan Pablo, serán canonizados el 27 de abril, el mismo día en el que celebramos en España la Jornada de las Vocaciones Nativas. Vamos a aprovechar esta feliz coincidencia.
papas juan pablo II juan XXIIIAmbos apoyaron con decisión la Obra de San Pedro Apóstol  fomentando, cuidando y ayudando a las vocaciones nativas, verdadero motor en el crecimiento de las comunidades cristianas en los territorios de Misión. Su contacto con las iglesias particulares les ayudó a valorar la riqueza de las diversas culturas, en donde surgen los evangelizadores apropiados que transmiten la palabra de Dios a los suyos y los enriquecen con los sacramentos. Conste aquí nuestro agradecido homenaje.
papas juan pablo II juan XXIIITambién nosotros debemos apostar por el desarrollo de las Vocaciones Nativas, son quienes mejor pueden transmitir la alegría del Evangelio en sus propios pueblos.
Juan XXIII:  “Doquier nos apremia la urgente necesidad de procurar la salvación de las almas en la mejor forma posible; doquier surge la llamada “¡ayúdanos!” (Hch. 16,9) que llega a nuestros oídos” (PP, 3)
papas juan pablo II juan XXIII

Juan Pablo II: “En la diversidad de las culturas y la unidad fundamental de toda la Iglesia, el ministerio sacerdotal puede ejercerse ahora del modo más apto a la idiosincrasia de cada pueblo. Queda aún mucho camino por recorrer para que el conjunto de las diócesis pueda disponer de suficientes sacerdotes autóctonos, y la presencia de los misioneros extranjeros es aún indispensable” (Carta, 2)

papas juan pablo II juan XXIII
Francisco: “Frente a la tentación de las comunidades de cerrarse en sí mismas… la missio ad gentes testimonia proféticamente que la vida de la Iglesia y de las Iglesias es misión, y es misión universal”.

Síguenos en Redes Sociales. Escríbenos

ÚLTIMA NOTICIA

Encuentros Misioneros en Silos

Interesante oferta misionera 2017, en Silos, de Cristianos Sin Fronteras.    ¡¡¡Vivirás, a tope, lo misionero !!!   ¿DÓNDE?   ...

MISIONEROS DIOCESANOS

Carismas Misioneros

Entradas populares